La Pornografía

¡Hola amigo! Quiero hacerte una pregunta muy seria: “¿Jesús vería pornografía?”

Imaginemos a Jesús entrando a pie en una de las ciudades de nuestros países. Viene vestido como se hacía en la antigüedad, con un manto blanco. Sus pies llevan sandalias.
Los vehículos pasan a su lado a gran velocidad. Nissan. Mitsubishi. Toyota. Nadie presta atención al personaje que camina al costado de la carretera, pero todos fijan su mirada en un gran cartel que está colocado justo al borde de la carretera. Muchos quedan hipnotizados al mirar la foto de la mujer semidesnuda. La miran y la gran mayoría codicia a esa mujer.

Pero ¿qué hace Jesús? ¿Creéis que se queda estupefacto contemplando a la pobre mujer que se ha prestado a ser objeto de la avaricia y del pecado? ¡NO! ¿Por qué no? Porque él mismo fue quien nos dejó leyes buenas y justas para toda la humanidad. El mismo Jesús dio ejemplo con su vida de que se puede vivir bajo estas leyes y así agradar a Dios. Sabe que violar estas leyes lleva a la persona directamente al infierno.

Veamos tres buenas leyes que Jesús nos dejó y que no debemos violar:

  1. La Ley del Matrimonio. Por esto el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer , y los dos serán una sola carne (Efesios 5:31). La Biblia exige que la unión física e íntima sea entre un hombre y una mujer que están unidos en matrimonio. Dios dice que esta unión física es PECADO cuando se hace sin estar casados o cuando se hace fuera del matrimonio. Dios ha hecho esto para proteger lo más íntimo y bello de la pareja y para que los hijos crezcan en la seguridad de un hogar con un padre y una madre. Esto significa que encierra todo dentro del marco seguro del compromiso matrimonial. Todo lo que esté fuera de este marco está prohibido, es robo. ¿Estaría bien que un joven que camina por la calle agarrara el bolso de una mujer que pasaba y se lo llevara? ¿No es verdad? ¡Eso es robar! ¿Estaría bien que ese mismo joven caminara por la calle y acariciara el cuerpo de esa mujer? ¡No! Eso sería quitarle a ella lo que no le pertenece. ¡Eso es robar! Ver pornografía también es robar. Porque quien lo hace contempla y desea lo que no le pertenece. ¡No importa si la chica se ofrece voluntaria para mostrar su cuerpo de esa manera sucia! En cualquier caso, esa niña no pertenece a quien la mira. Si ves pornografía, esa escena entra en tu mente y tienes la capacidad de reproducir la misma escena muchas veces para saborearla, tantas veces como quieras o tantas veces como el diablo te la recuerde para destruirte. Pero la verdad es que lo que ves o experimentas de esa manera no te pertenece. Si ves pornografía, eres un ladrón. Y al final te conviertes en cómplice del diablo para violar la ley del matrimonio que ha sido dada por Dios. ¡Y los que infringen esta ley van al infierno!
  2. La Ley del Amor. El amor no hace daño a los demás, por eso el cumplimiento de la ley es el amor (Romanos 13:10). La pornografía no sólo te destruye cuando la miras; También destruye a las mujeres que se lucen. ¿Buscas el bien de las mujeres? Entonces no podrás apoyar la destrucción de las mujeres mirando pornografía. ¿Por qué Jesús nunca miraría pornografía? Porque tiene amor verdadero y sabe bien lo que es amar. ¿Lo tienes? ¿Sabes lo que es amar?
  3. La Ley de la Santificación. Porque la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de la fornicación (1 Tesalonicenses 4.3). Aquí donde dice “fornicación” en español, dice “porneia” en el griego original. Porneia significa “cualquier forma de inmoralidad sexual”. Hay muchas formas diferentes de cometer porneia (pecado sexual). Mucha gente acepta esa verdad. Pero muy pocos quieren reconocer cuál es el pecado de la porneia mental . Sin embargo, la Biblia nos explica este asunto de una manera muy clara: Cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón (Mateo 5:28).

Los que quebrantan la ley de santificación van al infierno.

***

Tú, que quizás hayas visto pornografía o aún la veas, ¿qué dices de ti mismo? ¿No te das cuenta de que estás actuando fuera del santo plan de Dios para la humanidad y que ahora la pornografía se ha convertido en tu concubina? Con esta concubina cometes todo tipo de pecado físico y mental. Tu vicio se ha convertido en un monstruo que te domina. En esos momentos tu misma dignidad y todo lo que se llama hombría queda excluido según el plan de Dios. Lo más triste de esto es que ni siquiera Dios mismo puede acercarse a ti, ya que él es santo y tú eres un terrible sinvergüenza y sucio pecador.

La porneia que cometes no te hace feliz. ¿Has visto alguna vez a un fornicario feliz y contento? ¿Has visto alguna vez a alguien que se entrega a la pornografía y que tiene la paz y la serenidad con las que Dios quiere que vivamos? ¡No lo sabes!

La felicidad reside en la persona que vive según el plan de Dios. Esto significa que Dios es primero en su vida. Tal persona busca la santificación … ¡Y encuentra satisfacción ! Esta persona acepta el matrimonio como el plan divino de Dios y busca el bien de su esposa con actos de amor y autocontrol, no con actos de cruel egoísmo. En lugar de exigir, comparte. Esta persona es feliz y tiene paz. Bienaventurados [felices, felices, contentos, bienaventurados] los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios (Mateo 5:8).

Que el matrimonio sea honorable en todos y el lecho sin mancha ; pero Dios juzgará a los fornicarios y adúlteros (Hebreos 13:4). Aquellos que practican la fornicación (incluso la fornicación mental, es decir, la pornografía) van al infierno. La Biblia dice: Los fornicarios (…) tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre (Apocalipsis 21.8).

¡Pero esto no tiene por qué ser así! Dios también te dice: Arrepiéntete y conviértete, para que tus pecados sean borrados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio (Hechos 3:19). Si eres esclavo de la pornografía entonces este texto es para ti. Este mensaje está lleno de esperanza. Aunque seas un pervertido, Dios te ama. Él odia tu pecado, pero te ama. Dios quiere perdonarte mediante el sacrificio de su amado Hijo Jesucristo. Su amor y misericordia son mayores que vuestra maldad. Pero hay que dar algunos pasos muy importantes:

  1. Tienes que arrepentirte con todo tu corazón. Tienes que contemplar la santidad de Dios en su palabra y permitir que su Espíritu Santo te quebrante por completo. Tienes que confesar tu pecado a Dios, a tu familia y a tus amigos a quienes has engañado durante tanto tiempo. Cuando Dios vea que quieres arreglarte con él, entonces te dará el perdón que viene a través de la preciosa sangre de su Hijo Jesucristo.
  2. Hay que abandonar por completo toda clase de pecado. La limpieza comienza ahora . Quema todas tus revistas o películas pornográficas. Saca toda esa sucia perversidad de tu computadora o cajones. ¡Destruye tu televisor! Dile a tus familiares y amigos que estás limpiando tu vida por amor a Dios y por la pureza que Dios quiere que tengas en tu vida. Empapa tu vida con la Biblia y la oración diaria. Llena tu mente con las cosas que son puras.

Si haces eso, Dios restaurará tu pureza. Él restaurará tu virilidad. ¡Y sobre todo, cancelará tu lugar reservado en el infierno! ¡Aleluya!

—Pablo Yoder

Usado con permiso de:
Publicadora Lámpara y Luz

26 Road 5577
Farmington, NM 87401, EE.UU

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Scroll to Top